¡Esta ciudad está saturada!

Hace un par de semanas que quería postear lo grave que se está sucediendo en este país en términos de consumo. La crisis nos tiene a todos un poco más tranquilos, pero la mano sobre la billetera todavía se siente presente.

En agosto de este año, tuve la suerte de viajar a Berlín. Una ciudad que me encantó, de principio a fin. La historia y la tecnología están de la mano sin duda, pero el desarrollo como país es realmente inspirador. Una cultura que aprendió a golpes a cómo no desperdiciar nada, y crear una ciudad en orden y fluidez.

 Paralelamente -en la misma fecha- la Anac (Asociación Nacional Automotriz de Chile publica una cifra con mucho orgullo para ellos, una vergüenza a mi humilde parecer.

Cerrando el mes de agosto; “Las ventas de automóviles, SUV y vehículos comerciales livianos nuevos alcanzaron las 22,534 unidades, acumulando 172,485 en lo que va del año. Con este resultado el mercado nacional alcanza u crecimiento de 21,6% durante estos 8 meses de 2008… esto equivale a un crecimiento de un 8,2%.” (fuente Diario Financiero, 24 de septiembre, 2008)

¿Por qué tenemos que plagar la ciudad de autos? Santiago, y las carreteras de Chile no están diseñadas para un aumento constante del parque automotriz. Hagan el experimento en una hora de tráfico, y comprueben cuántos autos SUV hay en las luces rojas, donde caben 6, va una sola persona. Consumiendo una gran cantidad de energía, ocupando un espacio no menor en las calles, aumentando la contaminación, etc.

Nos hemos transformado en unos ciudadanos irresponsables, al mismo estilo americano, derrochadores por el acceso a los créditos y bajo el interés de demostrar que hemos surgido. 

Mientras Alemania -énfasis Berlín- se comprueba el uso de autos pequeños (smarts) que se estacionan perpendicular a la acera (no paralelamente como nosotros) porque los autos están pensados para una, máximos dos personas. El uso de ciclo-vías es impresionante, todos andan arriba de una bicicleta. Está bien, a Europa le tomó 30 años evangelizar el uso de este medio de transporte, pero nosotros no tenemos porque pasar por tantas guerras para entender que estamos saturando la ciudad y las municipalidades deben trabajar a la par del crecimiento de las ventas de los automóviles como solución alternativa. 

En Berlín el transporte público funciona, y a la perfección. Transantiago es un plan con buenas intenciones, pero de mala ejecución, no le demos más vueltas. Mientras tanto la solución no está en comprar automóviles y en levantar el pecho diciendo que hoy “hemos comprado más autos que en toda la historia”. Hoy es una realidad que todos estamos siendo afectados por la congestión vehicular. Y la responsabilidad no pasa sólo por el gobierno, sino por uno que compra autos anormales a nuestras necesidades. 

Miremos hacia el lado, pensando en el futuro. Lograr reconstruir esta ciudad es muy difícil, prácticamente imposible. No la podemos desarmar, mientras tanto pensemos en optimización de espacios, entregando beneficios a las personas que ayudan a mejorar la ciudad (vías exclusivas, descuentos, etc).

Los invito a estar revisando PlataformaUrbana.cl y a no ser una derrochadores por la ayuda de las tarjetas comerciales. El día que éstas publiquen el endeudamiento de cada chileno, este país se va a ir de espaldas, no dudo que estamos con un nivel de deuda enorme, porque hoy hasta el pan se puede pagar en 12 cuotas, pero el futuro acumula esos pagos pendientes. Aún podemos re-pensar lo que queremos construir.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: